PRESENTACIÓN

¡Hola! Les saludo desde aquí, punto y lugar del Universo conocido para dar noticias de lo que nos sucede aquí, y de lo que imaginamos que sucede -no toda la información es confiable. En testimonio muy personal, conversaremos de las asechanzas de la contemporaneidad -arte, política, sociedad-, tal como se nos muestran en tiempo real, sin mucho descerebrarse y sobre todo, tratando de no aburrirnos. Así que ya está. Nos vemos cada semana para empezar o cada vez que sea posible acceder a esa ruta única y casi mítica de transitar que es hoy Internet.

¡Bienvenidos a PERSONA!



“Ir lo más lejos posible, dado que lo esencial es inconfesable”.

Georges Bataille

La experiencia interior


sábado, 13 de marzo de 2010

Escritos al revés

And What shall I WriteImage by tomswift46 via Flickr

De la más reciente obra de  la  poeta santiaguera Soleida Ríos, ciudadana del mundo, seleccionamos dos textos, para que lo disfruten:

Iniciación

(Variaciones sobre un poema dogón)

El  ojo de la máscara
es un ojo de fuego.

Es a mí a quien mira.
Echa su fuego ardiente
sobre mí.

El ojo de la máscara
es un ojo de lanza.
Clava su enorme lanza
Sobre mí.

El ojo de la máscara
es un ojo de flecha.

Tira su dura flecha
sobre mí.

El ojo de la máscara
es un ojo de hacha.

El doble filo  hiende
y
penetra mi cuerpo
en la penumbra.

El ojo rojo  de la máscara
entra en mi casa.
Hoy.

Es a mí
a quien mira.

Es a mí
a quien hace vibrar.

A quien (mañana)
mata.

El ojo rojo
de  la máscara.

1994


Arcano
(Para Luis Lorente)

Abandono.
Detenimiento.
Suspensión.
Lo resistente es el árbol
(guásima, fresno, abedul)
las ramas que sostienen la cuerda
atada al pie
las verdes ramas.

Diríase que a ese muerto, sustraído
no lo soporta una estrategia
(mirar y mirar, ver, entrever
¿qué? desde arriba
caído y, no obstante, por encima
de las líneas de congestión).

Soberano detenimiento. Arde
lo que tiene que arder.
Arde y se apaga.

El que cuelga
puede no calcular
los polos de la frialdad
ni el golpe de una ventolera.
Resiste, pues su manera de hibernar
Le da visión.
Ve pasar las carrozas deshilachadas
de los triunfadores.
Ve pasar hacia los blancos cementerios
la cadena de interminables
muertos vivos.

El que cuelga
como mira de frente, ajeno
invertirá los símbolos:
El agua: artificial, la ingravidez: perfecta.
Pero, ¿qué es el qué
desde arriba y caído
y no obstante por encima
de las líneas de congestión?

Arde lo que tiene que arder.
Arde y se apaga.

Y en la distancia, confluyendo
en el detenimiento del deseo
la muerte
mas, nunca para reducir.

El que cuelga, cruzado de pies y manos
si despierta, podría beber de sí
podría desplegar desde sí su permanencia.

Pero lo resistente sería el árbol:
guásima, fresno, abedul.

29 de mayo, 1999
Enhanced by Zemanta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario. Esta Persona busca dialogar contigo.

Últimas publicaciones en Persona