PRESENTACIÓN

¡Hola! Les saludo desde aquí, punto y lugar del Universo conocido para dar noticias de lo que nos sucede aquí, y de lo que imaginamos que sucede -no toda la información es confiable. En testimonio muy personal, conversaremos de las asechanzas de la contemporaneidad -arte, política, sociedad-, tal como se nos muestran en tiempo real, sin mucho descerebrarse y sobre todo, tratando de no aburrirnos. Así que ya está. Nos vemos cada semana para empezar o cada vez que sea posible acceder a esa ruta única y casi mítica de transitar que es hoy Internet.

¡Bienvenidos a PERSONA!



“Ir lo más lejos posible, dado que lo esencial es inconfesable”.

Georges Bataille

La experiencia interior


martes, 23 de marzo de 2010

"Chamaco"

The runaway kids, Jorgito (age 12) and Malú (1...Image via Wikipedia

Como cada quien se arma la historia que ve, ahí les va la crítica sobre el filme Chamaco, del director Juan Carlos Cremata, exhibida de manera muy especial en la Novena Muestra de Nuevos Realizadores, celebrada el pasado febrero del año en curso.

CHAMACO

Lo patológico de las relaciones humanas en el contexto actual de La Habana, como urbe cochambrosa y degradada, tanto física como espiritualmente, es la atmósfera sórdida, irrespirable que denota –y connota- la obra de Juan C. Cremata(Viva Cuba, Nada, Oscuros rinocerontes enjaulados…) en una casi perfecta puesta en escena que asume la dramaturgia de Abel González Melo, su autor teatral, con osadía visual y dominio de los demonios que salen de los armarios, actores mediante.
La sinopsis, como sigue: Llegado de provincia, Chamaco malvive en el cuarto que le alquila su tío, en la casa de su propiedad, en bastante mal estado, como casi todas las que conforman la actual arquitectura habanera, sin mantenimiento durante los cincuenta años transcurridos después del triunfo de la Revolución. Sin trabajo, busca dinero para la comida y el alquiler, jugando ajedrez en los bancos del Parque Central, Cuando comienza el filme, es de noche y el chico aún no ha reunido el monto del alquiler que debe al malvado de su tío, homosexual que le desea además, interés monetario aparte. Otro joven, casi de su misma edad, se aparece repentinamente y le dice que él se parece mucho “al novio de su hermana”. Y comienza a jugar, Y pierde. Pero no le da dinero a Chamaco, porque no tiene un céntimo. Engañado y desesperado, Chamaco agrede al joven y le mata. Huye y se esconde en su cuarto, pero el tío le forma un buen escándalo porque “hace tres meses que no le paga”. Ni le besa, ni le acaricia. En el Parque Central, solo la barrendera ha sido testigo del crimen. Pero no denuncia al chico ante el policía que investiga el caso, un agente de la Seguridad que vive con un travesti y que persigue a Chamaco para que le de información sobre uno de los fiscales que trabaja en el Tribunal Provincial, fiscal que suele ir de noche a buscar “muchachitos” para pasar el rato. Tragedia griega: el fiscal, es el padre del adolescente asesinado y de la chica que es novia de Chamaco. Cuando ella falta a la cita, por la muerte de su hermano, y escucha, de boca de su padre y amante, quienes eran ambos, Chamaco se suicida. Dicho así, no emociona. Eso hay que verlo, en pantalla grande y con actuaciones estremecedoras por impecables en su contención y expresividad: no hay papeles secundarios, con decir que la barrendera es interpretada por Alina Rodríguez (la Maria Antonia de Sergio Giral), en un pequeño papel que es pura realidad. La revelación es el actor que da vida a Chamaco, Fidel Betancourt , quien también lo hizo en las tablas. Con él, un Pancho García inolvidable(es el tío), y Caleb Casas(el hijo asesinado del Fiscal), Laura Ramos(la hermana y novia de Chamaco). Todos ellos interpretaron estos roles en el teatro bajo las órdenes de Carlos Celdrán. Para la película se sumaron, Luis Alberto García(el policía), Alina Rodríguez(la barrendera) y Aramís Delgado, como el Fiscal. El travesti, Alfredo Chang, como La Chupi, no es actor profesional, pero se luce y roba pantalla como el mejor. La música, jazzeada, tiene a ejecutantes de la Camerata Romeu, y a la soprano Bárbara Llanes , bajo la dirección de Zenaida Romeu, pero lo mejor es el reagguetón de Baby Lores, que cierra muy arriba lo sórdido y devastador, moralmente hablando, del filme.¿La fotografía? Oscura, como corresponde al tema tratado, close ups muy trabajados, intensos en su marcado desnudar complejidades, esencias. En fin, de lo más bueno y mejorcito del cine cubano visto hasta ahora (Muestra incluida): cien puntos o cinco estrellas para Cremata.

Enhanced by Zemanta

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario. Esta Persona busca dialogar contigo.

Últimas publicaciones en Persona